Inglés desde los primeros meses

Aprender una lengua siempre es abrir una puerta hacia oportunidades de presente y de futuro y no en vano, los expertos recomiendan comenzar con este aprendizaje desde edades tempranas

Nuestra capacidad de integración del idioma, de sus matices, de la pronunciación, así como la naturalidad en la que vamos reteniendo los conceptos y aplicándolos a las situaciones del día a día, permiten que ese aprendizaje sea ya desde sus inicios de una forma consolidada. 

También es importante tener en cuenta que nuestros pequeños, en edades tempranas cuentan con una motivación extra, con una vitalidad natural e innata que les impulsa a querer absorber todo aquello que les parece nuevo, fascinante, único… Sus ganas de aprender y experimentar son esenciales y significativos, para que el proceso de integración de un idioma se realice de una forma tan sencilla como cuando aprendemos nosotros nuestra lengua materna. 

Aprendizaje activo

Aprendemos de una forma activa

Cuando hablamos de enseñar inglés a niños de edades tempranas, obviamente hablamos de la puesta en práctica de una pedagogía basada en la experiencia, en el juego, la actividad. 

Nuestros niños necesitan asociar palabras a objetos, generar experiencias que sean memorables para facilitar el aprendizaje de una forma natural, gradual pero con una base sólida desde sus inicios. 

Así pues, a través de actividades lúdicas, dinámicas y visuales, estimulamos los sentidos de los niños, para que su curiosidad por descubrir sea la combinación perfecta para adquirir esos conocimientos.

Juegan, se divierten, entienden que aprenden cada día, pero aprender es divertido, estimulante y genera ganas de seguir aprendiendo. 

De 0 a 3 años nuestros hijos son verdaderas esponjas

Ejercitamos sus cerebros

De cero a tres años, nuestros niños son verdaderas esponjas y eso es lo que claramente refuerza la idea de que es más que beneficioso y recomendable comenzar a enseñar un idioma a esas edades. 

Como todo en la vida, para que nuestro cerebro funcione de forma correcta hay que ejercitarlo y entrenarlo, es por ello que  con el idioma, si comenzamos pronto, crearemos en el niño el hábito de la concentración, de la atención, así como de la memoria. 

Lo primero que enseñamos

Probablemente te preguntes ¿Qué es lo primero que se les enseña a niños tan pequeños?
Pues es básico, comenzamos a interactuar con el vocabulario, palabras sencillas que conocen de uso cotidiano. 
Asimismo, para comenzar a familiarizarse, hablamos en inglés y escuchamos en inglés, así el entorno está muy enfocado a ir favoreciendo el uso e interpretación de las palabras.  

En Escuela Infantil Etapas, llevamos años de experiencia poniendo en práctica las clases de inglés entre nuestros alumnos con un éxito rotundo, creando continuidad para que nuestros pequeños sigan aprendiendo y ampliando sus conocimientos.